Los conciertos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los últimos conciertos han sido un tropel de sensaciones, la vibración aparece silenciosa moviendo las energías en todos los rincones y cada ser humano que ha compartido con nosotros la mágica vibración que nos entregan los cuencos.

Todos llegamos con distintas intenciones, los que tocamos los cuencos, a entregar y entregarnos, a disfrutar y sentir. Ser. Los que vienen, una infinidad de posibilidades, matar el tiempo, compartir, recibir, ser en los sonidos, experimentar una sensación nueva y la mejor de todas, los que van sin expectativas pero con un silencioso y quieto asombro por sentir más allá de la forma. Me gustan esos seres humanos, los que buscan asombrarse sin expectativas, sin forma ni color. Asombrarse por saberse parte de un todo.

Canta, vibra…, sintonízate!

¡Canta, vibra… sintonízate!

Al final de la década de los años sesenta, la mayor parte de los monjes de un monasterio benedictino en el sur de Francia desarrollaron una rara enfermedad que carecía de diagnóstico. Si explicación aparente se sentían cansados, e incapacitados para realizar sus tareas cotidianas.foto 1 Ningún médico de los consultados pudo dar una explicación sobre cuál podría ser la causa de esa epidemia de fatiga. Incluso el cambio de dieta por una no vegetariana no hizo sino agravar los síntomas.

El médico francés Alfred Tomatis, reconocido por revolucionaria investigación en el área de la audición y el sonido, fue invitado a visitar el monasterio para ver de encontrar la causa de tal misteriosa enfermedad. Comprobó que sesenta de los noventa monjes estaban “tirados como trapos en sus celdas” según sus propias anotaciones. Tras examinarlos y saber sus historias, descubrió lo que en su opinión podría ser la causa del problema.

Tras las reformas del Concilio Vaticano II, el joven abad recién llegado al monasterio ordenó que los monjes abandonaran la práctica tradicional de cantar cánticos gregorianos entre seis y ocho horas diarias para aprovechar el tiempo en tareas más provechosas. Tomatis, supuso que para los monjes el canto suponía un energizador que “despertaba el campo de su conciencia”. Sugirió que volviesen a cantar, y en unos cinco meses se recuperaron de toda fatiga y lasitud.

foto 2Según Tomatis, el Canto gregoriano, con sus sencilla melodía, ausencia de tempo y énfasis en respiraciones largas y lentas, es un “fantástico alimento energizador”. Y para los monjes, que llevaban una vida tan dura y espartana, era su alimento espiritual y emocional

Los cantos curativos y la música tienen efectos fisiológicos mensurables. Cantar con consciencia permite que los pensamientos negativos se disuelvan dejando espacio a pensamientos y sentimientos más productivos. La música alcanza un material arquetípico muy profundo y rara vez quien la interpreta o la usa tiene consciencia de ello.

Según el filósofo Jámblico -siglo IV-, Pitágoras ya consideraba que la música contribuía a mejorar la salud si se aplicaba de manera correcta, la llamaba “medicina musical”, sus seguidores y discípulos en ocasiones empleaban la música como medicina, entonando ciertas melodías expresamente compuestas para curar las pasiones de la psique, la depresión y la angustia mental. Otras melodías eran para aplacar la ira, la agresividad y para todos los trastornos psíquicos.

Las vibraciones musicales –dice Cathy E. Guzzetta- teóricamente pueden ayudar a restaurar las funciones reguladoras de un cuerpo desafinado, como por ejemplo en momentos de tensión y enfermedad, y ayudar a mantener y realzar la función reguladora con un cuerpo en sintonía. Elfoto 3 atractivo terapéutico de la música puede residir en su lenguaje vibratorio y en su capacidad para ayudar a que el cuerpo/mente/espíritu se sintonice con su propia frecuencia fundamental sin tener que recurrir al trabajo del lado izquierdo del cerebro.

En el Sefer Zohar, “libro del esplendor” del siglo XIII, podemos encontrar alusiones al sonido y su significado en el universo como la siguiente:

“El universo se incendia con el cuanto de cada aspecto de la creación. No sólo cantan las criaturas celestes más elevadas…, las estrellas, planetas, árboles y animales dejan oír sus melodías ante la presencia suprema. Pocos de nosotros tienen el talento necesario para siquiera discernir los ecos más simples de esta vasta armonía… Pero con devoción interior, meditación y la realización de buenas acciones, quizá tengamos la suerte de captar, alguna vez en nuestra vida, una línea fugaz”

La resonancia curativa de los cuencos y la voz

Los cuecos por si mismos son herramientas poderosas para la sanación. Pero además, el sonido de los cuencos tibetanos y de cuarzo combinado con meditación, visualización guiada y vocalización, hace más efectiva a cada una de sus partes podríamos hablar de una sinergia holista.

Los tibetanos consideran el uso de la voz como un elemento esencial de la naturaleza humana, el vínculo entre la mente y elSonido 2 cuerpo, entre el mundo material y espiritual. El lama Thepten Lobsang Leche dice: “El sonido del cuenco tibetano es el sonido del vacío”. El sonido de la voz es la búsqueda de ese vacío.

Pero no solo en la tradición tibetana se entiende el uso de la voz como parte esencial en la conexión con el universo, en prácticamente todas las culturas, la voz es esencial en las prácticas espirituales y sanadoras.

Los cuencos emiten una vibración que extiende y amplifica los poderes de la mente de quien los utiliza. Irradian energía que pude transmitirse a objetos o personas a voluntad. Los cuencos de cuarzo vibran con frecuencias que producen poderosas ondas de sonido, y estos sonidos son la manifestación energética de su estructura cristalina, esta estructura es muy parecida a la doble hélice del ADN Humano, por Seguir leyendo La resonancia curativa de los cuencos y la voz

Sonido Sagrado

Qué es un sonido sagrado

Actualmente hay algo llamado el Sonido Sagrado  que se correlaciona a lo espiritual, el Hindú “OM”, el Sufí “HU” y el Sant Mat “Shabd”.  Esta música de las Esferas, Logos o Palabra como se denominan en las enseñanzas místicas, va mas allá de nuestro limitado lenguaje hablado. Esta música etérea es conocida también como el Sonido de Dios o el Aliento de Dios, ya que el sonido impregna todas las cosas. Y como sabemos, todas las cosas se componen de energía.

Este sonido omnipresente en la corriente del Océano de la conciencia se cree que es la conexión entre Dios y el hombre.sonidoeLas corrientes divinas están siempre tocando en una sinfonía de música etérea, sin embargo, no llega a ser escuchado hasta que hayamos progresado lo suficiente espiritualmente para escuchar con el oído interno. Además, muchos místicos, antiguos y modernos, han informado de ver varios colores con el ojo interno durante la meditación.

Como la física considera, todo está en un estado de vibración, por lo tanto se puede convertir en interpretaciones matemáticas, notas musicales y frecuencias de color. Se cree que Shabd es el punto pináculo de todos los poderes de la naturaleza, en el que, según escrituras, es el método con el que Dios crea.

“Yo habito en la luz pura y un pensamiento revelado perceptible a través del sonido… Y es una palabra en virtud del sonido; sino que fue enviado para iluminar a los que viven en oscuridad… Soy la luz que ilumina todo. Yo soy la luz…”

-Trimorphic Protennoia – Nag Hammadi

La luz y el Sonido también son vistos como sinónimos en las escrituras antiguas; están interconectados y son parte del Todo dentro de la dualidad onda/partícula.

Podemos comparar el concepto de universo holográfico con lo que Philo de Alejandría escribió circa 40 CE, “Toda la creación, este mundo entero percibido por nuestros sentidos es una copia de la imagen Divina, pero la sombra de Dios es sobre_musica_solfeggio_geometria_sagradasu Palabra, que usó como instrumento cuando estaba creando el mundo. Esta sombra, y, como era modelo, es el arquetípico de otras cosas”. También podemos notar la similitud con los arquetípicos de Carl Jung dentro del inconsciente colectivo.

“El músico está muy cerca del misticismo, mucho más cerca que el filósofo… porque la música posee significado sin palabras; es significativa simplemente porque suenan campanas en tu corazón… crea una sincronicidad entre tú y ella, cuando tu corazón comienza a resonar de la misma forma; cuando empiezas a pulsar de la misma manera.”

Qué es Nadakalapa

Para ver el mundo en un grano de arena,

y el Cielo en una flor silvestre,

abarca el infinito en la palma de tu mano

y la eternidad en una hora.

William Blake

NADAKALAPA…

Todo en el universo está conectado por un campo vibratorio, el cual se denomina Akasha, la red de joyas de Indra, el OM primordial, la música de las esferas y otros tantos nombres a través de la historia. Los maestros védicos nos han enseñado a través del tiempo; Nada Brahma: el universo es vibración.

Somos seres espirituales que estamos viviendo una experiencia humana y no seres humanos tratando de vivir una experiencia espiritual. El campo vibratorio está en la raíz de cada experiencia por la cual un ser humano pasa. Yoguis místicos, budas, chamanes y videntes han observado en su interior, y han llegado al umbral del misterio.

“Sólo se volverá clara tu visión cuando puedas mirar en tu interior, “porque quien mira hacia afuera, sueña, quien mira hacia adentro, despierta.”  Carl Jung

NADAKALAPAHemos ahondado tanto en la mente, en los pensamientos, en la razón, que pensar sólo nos ha llevado a pensar más y más, a generar más preguntas, cuando en realidad debemos llegar a no hacernos más preguntas. Hemos mirado tanto hacia afuera que hemos perdido la conexión con nuestro mundo interno.

Todo lo que existe a nivel material, está compuesto por kalapas. Los kalapas son unidades materiales mucho más pequeñas que los átomos, que perecen casi tan pronto como surgen, y que el flujo constante de este devenir de partículas produce la impresión de solidez para conformar este mundo ilusorio al que los orientales llaman Maya o ilusión. Esta impermanencia es la naturaleza inherente a todo lo que existe en el universo, ya sea animado o inanimado.

“Todo es vibración” nos dicen los Upanishads, todo es energía y si conseguimos vibrar en armonía, resonando con la MANOSconciencia universal, con el universo, además de vivir una vida sana, llegaremos a contactar con nuestro interior. Como dice el maestro E. Tolle, “podremos alcanzar la quietud, esa naturaleza esencial, ese sentido interno de ti mismo. Ese es el Yo Soy que es más profundo que el nombre o la forma.”

¿Por qué cura el sonido?

Sonido sanador

Una de las propiedades que el sonido y la vibración tienen sobre nuestro organismo es la de armonizar el sonido sanadorfuncionamiento de todos nuestros órganos internos. Gracias al sonido y la vibración nos sincronizamos con el universo, con su vibración armónica.

En el campo de la biología ha habido una revolución trascendental en el entendimiento del funcionamiento de la célula, esta nueva visión pone de manifiesto que el enfoque holístico de la salud es el enfoque correcto. Somos un todo, nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu están interrelacionados.

La energía y el pensamiento curan.

Según el Dr. Bruce H. Lipton, lo más importante a nivel celular es el entorno, el medio ambiente, incluidos pensamientos y emociones. Los receptores de energía de la membrana celular pueden percibir campos de energía ondulatoria, como la luz y las frecuencias de radio, y también el sonido. Las antenas de estos receptores vibran como diapasones. Si la energía ondulatoria del entorno se encuentra con un receptor, obrará un cambio en la proteína receptora. Esto significa que el comportamiento biológico puede ser controlado por fuerzas invisibles, entre las que se incluyen los pensamientos, y también la energía, entre ellas la sonora y vibracional.

Membrana celularLos receptores “neurales” de las células nerviosas están también presentes en la mayoría de las células del cuerpo. Con este descubrimiento podríamos establecer que la mente no está localizada en la cabeza, sino distribuida a lo largo y ancho del cuerpo en forma de moléculas señal. Por lo tanto las emociones no solo derivan de una respuesta corporal a la información del medio ambiente.

Mediante la auto-conciencia, la mente puede utilizar el cerebro para generar “moléculas de emoción” y Seguir leyendo ¿Por qué cura el sonido?

Cuencos de cuarzo

EL PODER DEL CUARZO

Nuestro ADN tiene una estructura en una doble espiral o doble hélice muy similar a la del cristal de cuarzo. Hay cuatro moléculas de sílice (cuarzo) en cada una de nuestras células y también está presente en la estructura crístalo-coloidal líquida del cerebro. Todo eso hace que tengamos una gran resonancia con los cristales de cuarzo.

Una de las formas por las que se activan los cristales de cuarzo es por medio del sonido. Una vez activados emiten un campo de energía que abarca sesenta centímetros cúbicos por grano de masa de cristal y amplifica cualquier tipo de energía mental que transporte dicho impulso. En los antiguos textos vedicos de la India, podemos leer que el cristal de cuarzo puede aumentar los pensamientos hasta 15,000 veces.

El sonido del cuenco puede resonar de un modo armonioso y único con el cuerpo humano, dado que nuestros tejidos humanos sanos son, por naturaleza, más cristalinos que fluidos. Además la estructura de hueso y colágeno se compone en parte de cristales de fosfato de calcio. Todos estos cristales deben tener un “potencial de resonancia”, y sin duda el sonido producido por el cristal de cuarzo está más armoniosamente afinado con nuestras propias estructuras cristalinas que los sonidos emitidos por otros cuencos o instrumentos. Otra de las propiedades del cristal es su aparente absorción y emisión de energía que se reflejan e influyen en la conciencia humana. Los sonidos penetran en nuestros sistemas resonando con nuestra esencia, de modo que el caos interior, el conflicto y la disonancia parecen transformarse en armonía casi de inmediato.

DSC03421

Curar a través del sonido y la vibración. Armonizarnos con el universo resonando con él.